miércoles, 3 de octubre de 2012

El caos de la imaginación.

Supo que los escaparates de las tiendas le miraban asombrados y espectantes cuando uno le guiñó el ojo. Hacía ya tiempo que suponía que él era el centro de algo. Quizás no del universo, ni del mundo si quiera, pero sí de algo grande e importante. De alguna maldad tramada por los hombrecillos que caminaban habitualmente por el asfalto, de la grava que formaba los caminos que él recorría cada día,  con alguna intención que él no conseguía descifrar.
 Pensó en correr, pero en seguida se dio cuenta de que eso no serviría de nada. No podría escapar de la ciudad, ni de sus anchas calles con olor a humanidad. 
Fuera en la dirección que fuera se encontraría con lo mismo, así que decidió avanzar con la cabeza bien alta, devolviéndole los guiños a los escaparates. Algún maniquí le mostraba inferencia, pero sabía que cualquier tipo de gesto formaba parte de un plan, un plan contra él. El asfalto lo saludaba con gran hipocresía, pero no conseguía que cambiara de actitud. Se iba haciendo de noche al mismo tiempo que las farolas, con las que se llevaba realmente bien, se iban encendiendo.
Daba igual, de todos modos, hoy no estaba de humor.
No era para menos cuando en su boletín escolar llevaba ocho suspensos. Su maestro había añadido un comentario informativo para sus padres.

"El chico no se concentra, tiene demasiada imaginación".

¿Por qué demasiada?— preguntó al profesor cuando lo leyó.
—Anda, vete a casa, Ricardito.

Y salió de la clase con el paraguas abierto porque de los labios del profesor salía una tormenta tropical.



1 comentario:

M. dijo...

Me reconozco. De niño me decían que tenía demasiada imaginación. No se me daba mal el colegio pero vivía en mi mundo. Creo que nunca se tiene demasiada imaginación, que siempre hace falta más, en todo caso la falta de imaginación nos vuelve grises y la vida se oscurece antes o después, así que: "Ricardito, tú no hagas caso y sigue a lo tuyo, aunque eso sí concéntrate un poco cuando sea necesario hombre, así tus superpoderes pasarán desapercibidos".